in

Este empresario compró edificio de banco que le había negado préstamo a sus 21 años

Adam Deering, empresario de treinta y nueve años y residente de Urmston (Inglaterra), contó en Instagram que hace una semana compró las oficinas del banco que lo rechazó en dos mil dos.

Deering narró en su cuenta de Instagram que ese banco le negó un préstamo de diez libras esterlinas (prácticamente cincuenta millones de pesos al cambio actual) por el hecho de que era “demasiado joven y también inexperto”.

Con veintiuno años, un joven Deering renunció a su trabajo, desarrolló un plan de negocios y concretó una entrevista con la gerente de una entidad para solicitar un préstamo y fundar su empresa de administración de deuda.

“Antes de ingresar al banco recé por el hecho de que no tenía dinero para detallar mi sueño”, afirmó en exactamente la misma red social.

“Me senté cruzando los dedos, mientras que la gerente tomó mi plan de negocios, lo examinó de forma rápida y en un tono muy complaciente afirmó que era demasiado joven y sin experiencia comercial. Me sentí humillado, frustrado y triste. No tenía un plan B”, recordó el ahora triunfante empresario.

Antes de abandonar a su trabajo, el empresario inglés había ahorrado para abonar el primer trimestre de alquilo de una oficina y logró una línea telefónica en préstamo. “Pasé cuatro meses llamando a potenciales clientes del servicio sentado en el piso por el hecho de que no podía dejarme un escritorio ni una silla”, especificó en diálogo con el portal Lad Bible.

También te podía interesar: 40 mil por una silla, asi van los cobros excesivos tras reapertura de playa.

Adam Deering no se rindió y merced a su duro trabajo y paciencia, su empresa medró bastante, tanto que en el año dos mil catorce la vendió por cinco millones de libras, o sea prácticamente veinticinco millones de pesos.

También te podía interesar: Corte Constitucional tumbó decreto del Gobierno Duque para rescatar empresas

El británico, que desde ese momento ha fundado múltiples empresas triunfantes, planea edificar múltiples pisos en la edificación donde estaba el banco, por el que pagó cuatrocientos cincuenta libras.

“Para mí, adquirir la edificación del banco hace que todo vuelva al punto de inicio y prueba que llevaba razón al proseguir creyendo en mí mismo”, concluyó en Lad Bible.

Síguenos en Google News como tu fuente de Noticias

Daniel Galán lo entregó todo, pero no pudo contra el mejor tenista del mundo

La razón por la qué los colombianos tomamos café de muy mala calidad