in

“No me diga hampón, porque no lo soy”, Petro le termina entrevista a Vicky Dávila

Petro

El  senador Gustavo Petro y la periodista  Vicky Dàvila concluyeron de una forma una entrevista.

Entrevista en la que Petro evadió varias preguntas y la periodista lo denunció, el abrupto cierre de la conversación de Gustavo Petro, se originó cuando la periodista abordó el tema de la militancia de Petro en el grupo armado M-19.

Antes, Dávila le preguntó al político con respecto a su compromiso con Nicolás Maduro y Hugo Chávez, con respecto a lo que pasaría con los bancos y los banqueros si él llegara al poder, con respecto a el Eln y las disidencias de las Farc, con respecto a la grabación en el que se ve que le político de izquierda recibe varios fajos de billetes y con respecto a si entregaría el poder luego de que eventualmente llegue a la presidencia.

Lee también: [Video] Por grosera Jean Carlos Centeno regaña a Ana del Castillo en pleno concierto

Ante a todos los cuales asuntos espinosos, el político  Petro contestó a su forma. Pero cuando llegó el tema del M-19, Petro y Dávila se enfrascaron en una radical discusión.

“Me tienes de amigo de Maduro. Me tienes de expropiador. Me tienes de auspiciador de la toma del Palacio de Justicia, pues fui del M-19”, contestó Petro a una de las inquietudes de Dávila, y luego contraatacó con una denuncia hacia ella: “No señora. Eso no es verdad. Usted se encuentra haciendo una estrategia de clase electoral, que es precisamente causar miedo”.

Ante el hecho Petro afirmó que no tuvo algo que ver con la deceso de Mercado (porque manifestó que cuando eso pasó tenía 13 años), señaló que ni estuvo implicado en la toma del Palacio de Justicia ni atesora compromiso con Maduro, “pues jamás he tenido ningún clase de compromiso con él”, manifestó, y volvió a arremeter en contra de Dávila.

“Usted desea construir una historia. Es la historia que les conviene a ustedes, pues quieren hacerle la campaña al que diga Uribe. Pero yo no tengo por qué dejarme calumniar. Y espero que estas declaraciones puedan salir al público”, manifestó Petro. “La historia de mi participación en el M-19 no es la que usted relata”.

 

Dávila lo confrontó y reiteró su afirmación. “Usted perteneció a un grupo delin cuencial”, pero Petro contestó diciendo que él estudió Derecho y asegurando que “la rebelión no es un delito común. Es un delito político”.

“Se tomaron el Palacio de Justicia y acabaron con gente”, insistió Dávila.

Petro contestó reclamándole que no hiciera parecer “lo que es una rebelión como si fuera un grupo de hampones. Lo que usted tenía en el M-19 eran políticos jóvenes”.

“No. Eran hampones”, manifestó Dávila, y el ambiente de la conversación empezó a caldearse.

“No eran hampones. Eran rebeldes, revolucionarios”, contestó Petro.

Lee tambièn:[Fotos] Felipe Arias reaparece y pública tiernas fotos con su esposa en hospital: «Juntos en momentos difíciles»

“Sí eran hampones”, recalcó la periodista, con la técnica de la gota que empieza a horadar la piedra.

“¿No les gustan los revolucionarios?”, preguntó Petro. “Díganlo. Pero digan cómo somos”.

“Eran hampones”, volvió a decir Dávila, y aquel fue el inicio del fin del tenso diálogo.

“Bueno, Vicky, entonces usted no tiene por qué entrevistar a un hampón. La libero de esto”, manifestó Petro, y pasó al cierre. “[…] Usted tiene que diferenciar qué es el derecho a rebelarse en contra de un Estado tiránico o la cofradía con el Estado para masacrar a la población. […] Y no lo ha entendido. Y yo no estoy al lado de Bolívar, pero soy de aquella escuela. Otros están del lado de Hitler. No es bastante parecido Bolívar a Hitler, así hayan usado las armas. Pues Hitler es un hampón a partir el Estado y Bolívar es un rebelde. Y una generación de colombianos fuimos rebeldes. Entonces no me diga hampón, pues no lo soy. Gracias, bastante amable”.

felipe arias

[Fotos] Felipe Arias reaparece y pública tiernas fotos con su esposa en hospital: «Juntos en momentos difíciles»

Epa Colombia

Nuevamente a ‘Epa Colombia’ le sellaron peluquería y sus trabajadoras se pusieron a llorar