in

Por recibir chocolatina, gobernador de Antioquia se contagió.

El gobernador de Antioquia Luis Fernando Súarez, contó la forma en cómo se contagió de coronavirus.

Todo sucedió en medio de un almuerzo de trabajo, allí se encontraba una persona que tenia el virus y tuvo trató con él.

Síguenos en Google News como tu fuente de Noticias

Por eso el gobernador de Antioquia le recordó al medio informativo Blu Radio que precisamente luego de este almuerzo, una funcionaria le regalo una chocolatina.

Y recordó que la obtuvo sin antes desinfectar el paquete en el que esta venia.

Días después se conoció que llamaron al gobernador de Antioquia para manifestarle que esta persona era positiva para covid-19.

Lee también: Este sería el costo de la vacuna contra de el Covid-19

Asi mismo que él y otras 35 personas debían realizarse las respectivas pruebas para descartar el virus en sus cuerpos.

Por eso el gobernador de Antioquia añadió:

“Aunque el salón consejo de gobierno es bastante amplio, pues nos quitamos el tapabocas para almorzar y seguramente en aquel instante sucedió.

Yo recuerdo además que esta persona compartió una chocolatina al final del almuerzo y probablemente ahí hubo el contacto”.

Una vez realizada la respectiva prueba salió positivo para el gobernador de Antioquia junto con otras dos personas.

Lee también: Paola Jara quiso compartir su sudado de pollo, pero todos la criticaron.

Por eso se menciona que hay que tener muy presente todo y no hay que descuidar el más mínimo detalle, porque allí también esta el riesgo de contagio.

“Mire la paradoja, almorzamos a buena distancia y ella me compartió el chocolate. Creo que ahí fue.

Esto enseña lo fácil que se transmite el virus. Ella desde el viernes se sintió indispuesta y se aisló, y aún así se dio esta situación“, detalló Suárez, que también usaba doble tapabocas.

Por esa razón, finalizó el gobernador de Antioquia Suárez en ese medio informativo que actualmente se encuentran  verificando el cerco epidemiológico con cámaras de seguridad.

Jessi aprovecho las risas del sudado de Paola Jara y le pidió matrimonio.

Le dieron arroz a un viejito ambulante pero con croquetas de perro.