in

“Qué Dios me perdone”: habla exreina colombiana que se le subió la fama a la cabeza

exreina

Así lo relató la exreina Catalina Acosta en una conversación en el programa La Red, donde aprovechó para disculparse con sus fans, familiares y amigos.

Esto porque según la exreina los hi rió con su soberbia varios años atrás, antes de radicarse en conjunto a su marido y su hija en México.

“Había estudiado, era abogada, era exdiputada, había sido Miss Colombia , porque yo sentía que tenía bastante los pies en la tierra y que estaba como bastante sencilla y bastante tranquila… no, aquí me di cuenta de que aquellas cosas sí se le van subiendo a uno a la cabeza: el ego, la vanidad”, manifestó Catalina Acosta.

Lee también: Aparece la mujer desaparecida luego de esperar la llegada de Jesucristo

Lo anterior, lo comentó la exreina al reflexionar con respecto a su cambio de vida en otro país, donde este momento solamente se dedica a las trabajos del hogar y su familia.

“En el país como tenía mi salario y ganaba bastante bien, estaba bastante pinchada con empleada, niñera y conductor. Acá la conductora y la todera soy yo”.

La exreina, de ascendencia italiana, recordó en el programa de entretenimiento varios de los momentos en los que se ganó la fama de antipática y de los que no se siente bastante orgullosa.

“Durante el reinado, una regla del concurso es que no te pueden abrazar para tomarte fotos porque vienen los fotomontajes, si la chaperona no estaba por ahí para decirle a la gente no la abrace, yo misma tenía que decir: ‘Qué pena, pero no me puedes abrazar’. Después pensaba por qué, pues claro, me sentía una Miss Colombia. A mucha gente se lo dije de una manera muy seca y la lastimé. Yo cogí fama de antipática y de creída porque me la gané, porque se me subió a la cabeza. Qué Tristeza”, lamentó la exreina

Lee también: «Estoy desesperado», Ricardo Montaner habla de su primer nieto, hijo de Evaluna.

Ante el hecho Catalina  Acosta, pasar de su época de inspiración de belleza a convertirse en una importante política le subió más el ego.

“Todo el mundo estaba doctora, doctora. Las reuniones eran con el presidente, senadores, ministros; entonces, yo no caminaba, levitaba… retrocedo el casete y me acuerdo de muchos momentos en los que me decían: ‘Doctora, necesito conversar con usted’, yo sentía cerrando las puertas del ascensor y respondía: ‘Qué pena pero no te puedo atender ahorita’”.

Al realizar memoria de los cuales desplantes, la cundinamarquesa solamente puede ofrecer disculpas:

“Qué Dios me disculpe y todos a los que les hice así me perdonen”.

 

llegada de Jesucristo

Aparece la mujer desaparecida luego de esperar la llegada de Jesucristo

Daniel Quintero

Daniel Quintero le pide a Uribe que deje “ideas castrochavistas”, por propuesta EPM